Un lugar, una história.

El Restaurante del Hotel Empordà en Figueres. 

Una história que inspira... desde 1961

"A Josep Pla, el primer notario del país, la presencia de Josep Mercader no le podía pasar por alto. Un hombre fogueado en la cocina internacional de la estación de Portbou había decidido plantar un establecimiento de cocina catalana en Figueres, en un motel de carretera, a la carretera nacional que era puerta de entrada obligada para el turismo internacional de la Costa Brava el 1961. Era una noticia excelente. Quizás era la aparición de un nuevo caso de genio y pícaro en la mejor tradición ampurdanesa. Quizás por eso Salvador Dalí había tenido una premonición del comedor del Motel cuando el 1920 había pintado una mesa servida con la sobria elegancia del campanario de Vilabertran al fondo, una imagen que parece un calco de una de las perspectivas del comedor tal como todavía es hoy, a la cabeza de cincuenta años."Llibre Històries del Motel - Miquel Berga edició Maig 2011

Este web utiliza "cookies" propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, al navegar el usuario acepta su uso. Más información
ACCEPTAR